La abogada Paola Barriga informó ayer, junto al rector de la Universidad Mayor de San Andrés, Waldo Albarracín, que trabajan en el esclarecimiento del deceso de dos estudiantes de Agronomía, cuyos cuerpos sin vida presentan características de abuso sexual y un posterior suicidio. Fueron hallados en las comunidades donde efectuaban su tesis de grado.

Según la doctora Barriga, el primer caso data de hace cinco años y se dio en la localidad de Luribay, provincia Loayza, donde la estudiante de último año, Verónica Chino, perdió la vida al suicidarse, ahorcada de un árbol, pero el informe forense señala lesiones que no pudieron ser ocasionadas por ella misma, como el abuso sexual.

El segundo caso, de hace dos meses, se suscitó en la localidad de Anquioma, de la misma provincia, en el que Lili Choque perdió la vida con signos de un suicidio por cortes en sus muñecas, “como si ella hubiera tratado de quitarse la vida”, pero también en su cuerpo se tienen signos de violencia y abuso sexual.

“Ambas son de la facultad de Agronomía (UMSA), ambas realizaban su tesis y son los docentes las que envían (a los estudiantes) para realizar esta práctica. Sin embargo, ambas aparecen fallecidas y con aparente rasgo de suicidio, según lo que refieren los testigos”, declaró la misma profesional, sobre los dos casos infaustos.

Noticias de la UMSAPROCEDER DE LA FISCALÍA

Para la jurista, la impunidad que existe en torno a la muerte de Chino fue otro elemento para que se dé un segundo caso, de similares características. Lamentó, una vez más, el proceder de la Fiscalía que intervine de forma tardía.

“Lamentamos que el Ministerio Público haya cerrado un caso tan importante como el de Verónica Chino, con un rechazo, sin investigación, cuando hay una vida de por medio. Ahora con el apoyo del doctor Albarracín, entiendo que se está tratando de reabrir el caso para que ambos casos puedan ser investigados en conjunto”, señaló la jurista que tomó el caso de Choque la pasada semana.

El rector Albarracín confirmó que se pedirá que el caso de Chino sea reabierto, pese al tiempo y señaló que el mismo no puede quedar impune.

Por su lado, la jurista señaló que en el caso de Chino vivía en una misma habitación junto a otros estudiantes, de ambos sexos, y que luego de la fiesta del pueblo, un vecino descubrió su cuerpo.

“Se habría colgado de un tronco muy delgado, que definitivamente no resistiría su peso”, afirma Barriga.

En este sentido y teniendo otros elementos coincidentes, la jurista detalló que se harán las comparaciones en las nóminas de docentes que tuvieron relación en ambos casos. Aparte, se trabaja para que esta carrera modifique las normas en la realización de las prácticas de campo y así lograr la prevención de un nuevo hecho.

TRABAJO DE CAMPO

Es común que algunas carreras de la Universidad Mayor de San Andrés opten por los trabajos de campo, para los alumnos de último año, ya que, a través de esta modalidad, en ciertas áreas los universitarios pueden obtener su licenciatura.

Sin embargo, lo sucedido con las estudiantes de agronomía llama a la reflexión, y ahora la abogada que tomó el caso de las universitarias sugiere que se analice la modalidad.// El Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Top