"Quiero transparentar a la Universidad Mayor de San Andrés, (UMSA). Quiero que todos  la vean como en una caja de cristal”, aseguró el rector de la casa   de estudios superiores de La Paz, Waldo Albarracín. En ese propósito -dijo- fue él quien invitó al Ministerio de Transparencia para que realice un estudio dentro de la institución  autónoma.

Los resultados del estudio, que fueron entregados el 24 de diciembre por  Transparencia, encuentran "prácticas que pueden ser consideradas como corruptas y zonas potenciales de riesgo”. El rector de la UMSA dijo que  tomará en cuenta los datos que aporta el estudio, pero también  adoptará nuevas medidas para fortalecer a la institución. Además trabaja en  la organización del Congreso Universitario, que se realizará a mediados de año, del cual  saldrá un nuevo estatuto universitario.

Noticias de la UMSA   Rector, ¿cómo recibió el informe del estudio del Ministerio de Transparencia que halla hechos de corrupción en la UMSA?

Me sorprendí. El informe no me llegó hasta después de que se publicó. El trabajo es importante porque señala cuáles son los problemas que tenemos y nos sugiere alternativas de solución.

       ¿Cuáles son los problemas que menciona el estudio?

Aclaro que este informe no es estadístico, de casos específicos o montos. Se refiere a "identificación de prácticas” que pueden ser consideradas como corruptas y zonas potenciales de riesgo. Identifica algunos mecanismos que deben llamarnos la atención.

Por ejemplo, ¿qué mecanismos de ese tipo encontró?

Son casos genéricos, no son puntuales. Identifica alrededor de 16 prácticas que pueden ser consideradas como corruptas;  entre ellas están:  devolución de favores para la titulación de la docencia, prebendalismo y clientelismo, actos de protección a docentes por autoridades e instancias de decisión, actos de protección a funcionarios administrativos y docentes por sus sindicatos respectivos, asignación dirigida de cargos en institutos o centros de investigación  a docentes alineados políticamente o programáticamente, admisión irregular de estudiantes y manejo importante de recursos económicos, soborno, extorsión por notas y otros.

Pero también están las zonas de riesgo, ¿cuáles son éstas?

El estudio señala tres niveles de zonas potenciales: instancias de decisión de la UMSA, admisiones de kardex y áreas desconcentradas. Esto es bueno que me lo digan para ayudar a mi trabajo. Ya tenemos la Unidad de Transparencia en la UMSA.

¿Percibe usted esas zonas de riesgo de corrupción en la "U”?

La universidad, por su  estructura, no es una entidad donde el poder está concentrado en una sola instancia. Está el Consejo Universitario, los 13 decanos que ejercen poder en sus propias facultades, en las 54 carreras que tienen un director, que es quien viabiliza las designaciones de docentes, en los 54 centros de estudiantes como poder estudiantil y las 13 asociaciones de docentes. Yo no ejerzo un poder, el rector tiene  sus atribuciones limitadas.

Me preocupa que en el ejercicio del poder desconcentrado haya una especie de republiquetas que son difíciles de neutralizar. Yo jamás voy a encubrir esos actos, más bien hay que luchar contra cualquier indicio de corrupción; por eso rechazo el titular  que publicó Página Siete el 22 de diciembre, que dice que la UMSA ingresa en la lista de instituciones con corrupción.

Se basó en declaraciones de la ministra de Transparencia, en la presentación del informe.

Vino a visitarme  la viceministra de Transparencia y se disculpó: "nosotros nunca dijimos que la UMSA esté entre las corruptas”, dijo y me entregó el resumen ejecutivo (del estudio).

Un tema preocupante es el acoso a las estudiantes. Nos llegó la información de que  los docentes que tienen esas denuncias son recontratados.

No. Yo no transo, si el docente es acusado de acoso, promuevo la investigación y si es cierto, lo expulso.  En el caso de un docente de Comunicación Social denunciado, lo echamos y está con proceso penal.

¿Cuantas quejas por este problema recibió en su gestión?

Recibimos tres quejas escritas y los tres implicados están fuera de la UMSA. Pero hay otras denuncias que no las formalizan. Recibí  13 quejas verbales;  una es de un colega suyo bien conocido y aunque vino incluso el padre de la joven denunciante no la formalizaron. También sé de un director de carrera que es famoso por eso. A él le comuniqué que estoy siguiendo sus pasos. "¿De qué?”,  me dijo. Tengo una denuncia formal y él se va.

Quizá las estudiantes tienen miedo a represalias.

Históricamente siempre hubo ese temor, la víctima se iba y el docente era respaldado. Por eso trabajamos en la  concienciación a las mujeres para empoderarlas en cuanto a género.

¿También existen quejas de docentes que extorsionan?

Denuncias escritas no tengo, pero no  puedo decir que no haya. Por ejemplo, hay docentes que obligan a comprar sus textos, eso no es ético. Tampoco  lo son las fiestas  ni los viajes a cambio de nota. Por eso en cuanto empiecen las clases sacaré una resolución  prohibiendo la compra de libros o de viajes de placer.

Como autoridad, ¿qué hará para superar las falencias?

No me corro. Voy a redoblar esfuerzos para que la UMSA sea una de las universidades más emblemáticas en lo que significa a transparencia y  manejo idóneo de sus recursos administrativofinancieros y de los procesos académicos.

¿ Que hará a corto plazo?

Fortaleceré la Unidad de Transparencia, le daremos el respaldo para identificar casos de corrupción con miras de extinguirlos. A través de la misma oficina, evitando que se convierta en   comisaría, se promoverán políticas de concienciación ciudadana para crear una cultura anticorrupción, entre docentes, estudiantes y administrativos. Quiero que la universidad se vea como en una caja de cristal.   A medio año haremos el congreso donde se verán reformas académicas y un nuevo estatuto.// Página Siete (BO)

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Top