“El 95% del dinero de este año está comprometido y cumplimos la normativa existente. Lo que sucede es que los requisitos exigidos son muy burocráticos, de manera que uno va esperando el dinero”, dijo la rectora de la universidad Mayor de San Andrés, Teresa Rescala, en respuesta a los spots televisivos y declaraciones de autoridades del Gobierno, en sentido que hasta el momento sólo se ejecutó el 40% del presupuesto asignado a esta casa de estudios, pese a que concluyó el octavo mes del año.

Recordó que la serie de compras que se hacen especialmente en insumos para laboratorios y equipo no se las hace directamente y se tiene que pasar hasta por cuatro licitaciones, velando por la transparencia en cada uno de los actos de la UMSA.

“Hay un claro ejemplo, si se compra un equipo de radiación nuclear, se paga por porcentajes y eso supone un proceso de trámites; el dinero no se utiliza en forma directa”, expresó Rescala en el programa de Erbol del pasado jueves.

Admitió que una buena gestión gubernamental permite el crecimiento del IDH, del que depende el presupuesto de las universidades y que el dinero que se exige para los gastos ordinarios no tienen como destinatarios a los catedráticos ni otros gastos como se informa erróneamente.

“Lo que pide el sistema universitario es un reajuste del 15%; esto servirá para mejorar las condiciones de los estudiantes y docentes. Hay paralelos con 400 estudiantes y esto no puede ser. Si hablamos de una universidad de calidad, los docentes deben dedicarse exclusivamente a este centro de estudios y no buscar otra fuente de ingreso en otra institución para luego fijar un máximo de 32 horas de trabajo”, explicó Rescala.

Informó que uno de los objetivos que se ha trazado con quienes le acompañan es buscar que la UMSA tenga una acreditación a nivel internacional por el nivel de sus estudios y hay un largo camino por recorrer para llegar a este objetivo.

Sugirió que la subvención ordinaria que se pide debe ser proporcional al número de alumnos que tiene cada casa superior de estudios y, en el caso de la universidad paceña, se debe tomar en cuenta a la población de 85 mil estudiantes.

“Es evidente que como universidad y para citar un ejemplo somos igual a Pando, pero a la hora de la equidad se debe saber negociar este aspecto. Soy amiga del diálogo y no de la confrontación”, expresó la rectora de la UMSA.

Rescala confió que el Gobierno planteó una escala diferenciada y a partir de ello vino la nota con la amenaza de las movilizaciones en el sistema universitario, de manera que ahora el Gobierno deberá dialogar con la coordinadora de marchas para buscar otro camino que no sea el de la protesta.

“Seguro que hay que hablar del tope salarial. Este aspecto tiene que ver con la calidad de la enseñanza”, expresó Rescala, quien considera que el actual seguro estudiantil médico es uno de los mejores logros en esta gestión, pero hay que evitar la burocracia a la hora de hacer por ejemplo el trámite del seguro, luego de hacer una larga romería por los centros médicos, donde los universitarios deben acreditar que no gozan del seguro de centros médicos privados, para acceder al seguro universitario.// El Diario

0 comentarios:

Publicar un comentario

 
Top